lunes, 21 de diciembre de 2015

La misma apuesta, la misma suerte

Por Javier Borelli
Que no, que no, que nos representan, fue uno de los cantos más repetidos en las asambleas organizadas en las plazas de toda España en los días siguientes al 15 de mayo de 2011. Aquellos versos que reunieron a miles de indignados por la situación de su país resumían mejor que ningún otro el clima de la explosión social que pocos pudieron prever y que la mayoría falló en interpretar. Los destinatarios, parece más claro ahora, no estaban solamente en el gobierno, sino en el conjunto de instituciones que en la historia reciente española habían asumido la voz de la ciudadanía. Entre ellos dos protagonistas: la dirigencia política y los medios masivos de comunicación. Ambos se encuentran actualmente en su momento más bajo de popularidad, pero intentan recuperar la gloria perdida pergeñando alianzas y valiéndose del poder que aún conservan. ¿Cómo enfrentan la marea destituyente de las nuevas organizaciones políticas y la viralidad de los medios digitales? 

Hubo un tiempo que fue hermoso

En 2007 el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se repartieron en mitades casi iguales el 71% de los votos de las elecciones autonómicas y municipales del país. Entonces, el desempleo rondaba el 10% y los créditos hipotecarios se firmaban por valores superiores al 100% del boleto de compraventa. La imagen de España, a través de la burbuja inmobiliaria, era la de un territorio en el que el estado de bienestar había logrado convivir con el liberalismo económico.

El País, el diario generalista de mayor circulación, tiraba 435 mil ejemplares y El Mundo, su principal competencia, rondaba los 336 mil. En ese marco, el Grupo Prisa, propietario del primero, aprovechaba la plata dulce para hacerse con 3.000 millones de euros destinados a su crecimiento en América Latina. El grupo italiano RCS MediaGroup, propietario del segundo, invertía 1.100 millones en España adquiriendo el Grupo Recoletos (que editaba otras publicaciones importantes como el diario deportivo Marca y el financiero Expansión). Endeudarse apostando a los medios tradicionales en plena época de reconversión tecnológica parecía cuanto menos una apuesta arriesgada.

Un año después se desató la gran crisis económica y los bancos españoles decidieron cortar el chorro de divisas. El índice de desempleo comenzó un ascenso sostenido, se multiplicaron los desalojos por falta de pago de los créditos hipotecarios y los balances pasaron a números rojos en la mayoría de las grandes empresas privadas, entre ellas las dueñas de los medios masivos de comunicación gravemente comprometidas con las entidades financieras. El tiempo de las vacas flacas encontraba compañías informativas más preocupadas por su supervivencia que por explicar fielmente lo que estaba sucediendo.

El mensaje que (casi) nadie oyó

Faltaba una semana para las elecciones autonómicas y municipales de 2011 cuando los indignados tomaron las plazas del país. El desempleo rondaba el 20% y Jose Luis Rodriguez Zapatero, presidente del gobierno por el PSOE desde el 2004 confiaba en llegar a los comicios generales del año siguiente sin ninguna explosión. Las protestas del 15M apenas se quedaron con un recuadro de las portadas de los matutinos. El título principal del 16 de mayo hacía hincapié en el “escándalo sexual” del entonces director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, y las manifestaciones simultáneas en 50 ciudades apenas merecían una foto que se explicaba en las respectivas secciones de Información General dentro del cuerpo del diario.

Los medios no lo decían, pero junto a los carteles que criticaban a los políticos y banqueros colgaban otros con consignas contra ellos. El canto de Televisión, manipulación también se hacía escuchar cuando las cámaras enfocaban a las multitudes en las numerosas marchas de esos días.

Los resultados de los comicios del 22 de mayo golpearon casi exclusivamente al partido gobernante, que bajó notablemente sus votos mientras que el PP, su alter ego en el centro del espectro político, pintó casi todo el territorio nacional con su color azul. La gente seguía en las calles y los medios hablaban del vacío de representación política. Dos meses después, Zapatero anunciaba el adelanto de los comicios generales al 20 de noviembre de ese año para que “otro gobierno dé certidumbre”. Así, en plena crisis institucional y partidaria, el líder del PSOE le cedió el sillón de la Moncloa a Mariano Rajoy del PP, que asumió el cargo ostentando una mayoría absoluta en el Congreso de los diputados.

En sus cuatro años de gobierno, sin embargo, poco hizo por revertir la situación. El desempleo trepó hasta el 27% de la población económicamente activa en 2013, para volver en julio último al 22% con el que había asumido, a pesar de haber aprobado numerosas medidas de flexibilización laboral con el fin declarado de “facilitar la contratación”. El número de desalojos siguió en aumento (la Plataforma de Afectados por la Hipoteca calcula más de 570 mil desde el inicio de la crisis) al igual que los suicidios registrados por el Instituto Nacional de Estadística, que en 2014 alcanzaron el número más alto en 25 años: 3.870, un 22% más que en 2010.

Los principales diarios, incapaces de hacer frente a los cambios tecnológicos y ahogados financieramente por sus deudas, sometieron su línea editorial a sus intereses privados acentuando la caída en las ventas y, lo que es más grave aún, perdiendo influencia. Según la Oficina de Justificación de Difusión (OJD), la tirada promedio anual de El País en 2014 fue de menos de 260 mil ejemplares, un 40,4% menor que en 2007, mientras que la de El Mundo fue de 150 mil, menos de la mitad de lo que sacaba a la calle siete años antes.

En Internet, por otra parte, si bien mantienen el liderazgo en visitas diarias, cada vez son más los medios exclusivamente digitales que les pelean el podio. Para Comscore, uno de los sitios de medición digital más populares, el digital Elconfidencial.com ya se encuentra tercero en el promedio de usuarios por día.

Tu también hijo mío

“Una de las pancartas más famosas del 15M fue: detrás de cada político hay tres tertulianos (ndr: panelistas televisivos). Y tenían razón”, recuerda en diálogo con Turba Ignacio Escolar, ex director del diario Público (que cerró su edición impresa en 2012) y actual director de Eldiario.es, uno de los medios digitales que rankean entre los 10 más leídos de España. “A la prensa se la ha criticado mucho porque en vez de funcionar como contrapoder funcionaba como relaciones públicas del poder y eso le ha pasado factura y lo sigue haciendo”, añade.

“Las razones que explican por qué ha nacido Podemos y por qué ha podido colocarse tan arriba con tan buenos resultados y tan pocos medios en el arranque, no son tan distintas a las que nos permitieron a nosotros salir. En nuestro caso aprovechamos una crisis doble de la prensa: la del modelo de negocio y la de la credibilidad. Porque la credibilidad tiene que ver con la cuenta de resultados (ndr: balance) toda vez que las pérdida los llevan a tener menos margen de maniobra para informar sobre algunos temas”, explica.

Podemos, el partido político nombrado por Escolar, surgió en enero de 2014 impulsado por un pequeño grupo de militantes provenientes en su mayoría del ámbito académico español que habían roto la barrera del desconocimiento con un programa de televisión en una emisora de baja potencia de los suburbios madrileños. Su hábil uso de las nuevas tecnologías y la eficacia de su discurso para llegar a los desencantados del bipartidismo logró que en menos de cinco meses alcanzaran más de 1,2 millones de votos (casi el 8%) en los comicios para el Parlamento Europeo, lo que se tradujo en cinco bancas.

“El reclamo del 15M hablaba también a los medios masivos y creo que eso se vio en las elecciones europeas. Porque Pablo Iglesias (secretario general de Podemos) no había salido en ningún periódico de papel hasta el momento y eso fue verdaderamente una llamada de atención”, reconoce Fernando Baeta, entonces director del sitio web de El Mundo y hoy director adjunto de El Español, un sitio de noticias exclusivamente digital de reciente salida.

A partir de ahí, Iglesias y la mesa de conducción de su partido comenzaron a ganar protagonismo en las portadas de los medios masivos aunque, en la mayoría de los casos, para ser cuestionados por su apoyo o asesoría profesional a los gobiernos de Venezuela y Ecuador, sus vínculos con el ala política del nacionalismo vasco y, más recientemente, por su respaldo al gobierno de izquierda de Alexis Tsipras en Grecia. Casi siempre, acompañado por notas editoriales que cuestionaban la racionalidad de darles un voto.

A pesar de ello, en las elecciones autonómicas y municipales de mayo último, entre el PP y el PSOE sumaron apenas un 52% de los votos, casi 20 puntos porcentuales menos que hace ocho años. Podemos, con irradiación nacional pero poca presencia territorial en el interior del país, integró distintas alianzas que se hicieron con el gobierno de varias ciudades importantes. Entre ellas Barcelona y Madrid.

Lo que viene

A principios de agosto el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el más reputado instituto de estudios demográficos de España, que además es estatal, lanzó su último barómetro de alcance nacional. Allí le preguntó a los ciudadanos cómo evaluaban el mandato del actual presidente de Gobierno. Seis de cada diez consideraron que su gestión había sido “mala” o “muy mala”. Todavía más, ocho de cada diez dijeron que su figura le generaba “poca” o “ninguna confianza”. En la misma encuesta siete de cada diez consideraron como “regular” o “mala” la tarea del PSOE en la oposición y el 78% señaló que su nuevo líder, el joven y sonriente Pedro Sánchez, le inspira “poca” o “ninguna confianza”. A pesar de ello, ambos partidos encabezan las proyecciones y probablemente de alguno de sus partidos surja El nuevo Presidente del Gobierno.

A falta de pocos meses para los comicios generales aún no puede preverse con seguridad el resultado. Sí se sabe, en cambio, que las grandes cabeceras madrileñas ya no tienen el mismo poder de fuego que antes. Sus dueños, que se resisten a probar nuevos modelos de negocio, continúan menguando las redacciones a fuerza de recortes de sueldos y personal (la Asociación de Prensa de Madrid estima doce mil despidos desde 2008), mientras las redes sociales se quedan con las primicias y los agregadores de noticias capturan la atención de la audiencia desde sus celulares. También puede asegurarse que aunque Podemos quede lejos de ser la primera fuerza en el Parlamento, igual tendrá un poder decisivo en los próximos cuatro años.

Nadie duda que 2016 depare un nuevo escenario político y mediático. La pregunta es si los encargados de conducir las principales instituciones que hegemonizaron esos espacios desde el fin del franquismo lo seguirán negando.

Publicado en el número 6 de Revista Turba, noviembre 2015

jueves, 11 de septiembre de 2014

"La gente quiere controlar su información y ser anónima para navegar"

Tor es una organización sin fines de lucro que hace investigación y desarrollo. Brindamos privacidad online y nuestro producto principal es el navegador Tor, que logra esconder quién eres y qué ves en Internet gracias a una red de 6000 voluntarios en 85 países que evitan que seas rastreado", cuenta a Tiempo Argentino Andrew Lewman, director ejecutivo del proyecto.
Unos dos millones y medio de personas en todo el mundo usa Tor. Casi el 30% de ellos vive en EE UU, Alemania o Rusia, países donde se ha denunciado un férreo control informático. Desde los gobiernos, incluso, han llegado a acusarlos de ser cómplices de delitos porque algunos delincuentes usaron su sistema para no ser descubiertos.
Lewman, sin embargo, asegura que la mayoría de sus usuarios solo quiere "sentirse en control de su información y ser anónimos para navegar". El director de Tor señala que "hay cosas muy aburridas para las que la gente usa nuestro navegador, pero también otras cosas excitantes. Trabajamos con muchos activistas de Derechos Humanos cuyos gobiernos quisieran que no hablen."
Irónicamente, Tor basó su desarrollo en un proyecto del Departamento de Investigación de la Marina de EE UU llamado The Onion Routing Project (por las capas de la cebolla que dificultan llegar al centro). "Eso se hizo en los '90 y por un tema de financiamiento decidieron hacerlo con código abierto. Nosotros arrancamos desde ahí hacia un sistema mucho más práctico para el usuario promedio y funcionó muy bien." Tan bien que, según su director, recibe "cientos de miles" de intentos de hackeo por mes.
Lewman destaca que es muy difícil escapar del rastreo y hasta reconoce que está de acuerdo con "cierta recolección de información" porque, concede, "vivimos en el mundo moderno". Pero el director de Tor también piensa que la solución a este tipo de abuso es colectiva y, para eso, primero hay que tomar conciencia.
"El año antes de Snowden tuvimos 70 millones de descargas, y al año siguiente, 150 millones", relata. Pero más importante que eso es el proceso social. "Antes, uno podía preguntarle a cualquier persona en la calle qué piensa de la privacidad y decían que no tenían nada que ocultar. Pero ahora dicen que se sienten espiados y comienzan a preguntar por qué el gobierno junta toda esa información."  «
 

Crece la preocupación por preservar la privacidad en la era de la Big Data

Facebook ofrece un producto que un segundo antes uno no sabía que necesitaba. Un mensaje en el celular avisa que cerca de donde estás hay un lugar excelente para cenar. Algunos se dejan seducir por la comodidad y otros reaccionan con preocupación. En todo caso, la información ha sido suministrada por nosotros, voluntaria o inconscientemente. ¿Qué podemos hacer para controlarla? ¿Quiénes manejan nuestra información personal y qué saben exactamente? Estados y corporaciones se alían y/o compiten por recursos para llegar primero a la era de la Big Data.
Un hombre entró furioso a uno de los cientos de almacenes que la compañía Target tiene en el estado de Minneapolis (EE UU). "¿Cómo puede ser que le manden cupones de descuento para comprar ropa de bebé a mi hija que recién está en la secundaria?", gritaba. El encargado dijo que no estaba al tanto, y el gerente llamó días después para pedir perdón, pero se sorprendió al recibir él las disculpas. "Al parecer hubo actividades en esta casa de las que no estaba al tanto", confesó el avergonzado padre. Corría 2004 y todavía no se hablaba de Big Data, pero Target ya usaba su base de datos para predecir cuáles de sus clientes podían estar embarazadas.
En junio de 2013, el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, Edward Snowden, filtró al mundo decenas de miles de documentos secretos que confirmaban la existencia de varios sistemas de espionaje operados por EE UU y las principales potencias europeas, muchas de ellas en complicidad con empresas proveedoras de servicios de comunicaciones. El escándalo fue global y todos fueron puestos en aviso de que sus correos electrónicos, su historial de navegación por Internet, sus compras con tarjeta de crédito y hasta sus llamadas telefónicas estaban siendo almacenadas y observadas por los departamentos de Inteligencia. El concepto de Big Data había hecho su irrupción definitiva.
¿Qué es Big Data? Los especialistas en marketing lo resumen con tres V: grandes volúmenes de información, gran variedad de fuentes para obtenerla y gran velocidad para procesarla. ¿Pero cuánto es mucha información? Según un informe presentado en mayo por el gobierno estadounidense, sólo en 2013 se produjeron cuatro zettabytes de información. Ese número se escribiría con un 4 seguido de 21 ceros. Para dimensionarlo, la Casa Blanca usó la siguiente metáfora: "Imagínense que cada estadounidense se sacara una foto digital cada segundo de cada día durante un mes. Todo junto equivaldría a un zettabyte." Eso, multiplicado por cuatro.
La anécdota de la compañía que se enteró del embarazo de la adolescente antes que el padre impactó a la socióloga estadounidense Janet Vertesi, integrante del Centro de Políticas para las Tecnologías de la Información de la Universidad de Princeton. Tanto, que decidió usar su propio embarazo como experimento para ver si era posible escaparle al Gran Hermano virtual. Para ello, debió cambiar todos sus hábitos sociales y pedir a sus conocidos que eviten mensajes alusivos al embarazo en redes sociales y correos electrónicos. Dejó de hacer compras con tarjeta y usó cotidianamente el Tor, un navegador que permite al usuario recorrer la Web sin dejar rastros ni ser identificado (ver aparte).
El experimento funcionó, pero Vertesi no se quedó con los mejores recuerdos. "Fue caro porque no pude usar las tarjetas con las que tenía descuento y fue muy molesto desde el punto de vista social, perder la posibilidad de interactuar en Facebook", señaló al presentar en Nueva York los resultados durante el seminario "Teorizando sobre la Web", en abril. Allí también confesó que muchas veces sintió como si estuviera cometiendo un crimen y temió que en cualquier momento alguien del FBI fuera a golpear su puerta preguntando por los múltiples retiros de efectivo de distintos cajeros o la compra de tarjetas prepagas de algunos locales.
Vertesi reconoce que ocultarse hoy "requiere de mucho sacrificio y no lo recomendaría". Sin embargo, agrega, su experimento sirvió para que la gente se tome un minuto para pensar seriamente en la información que uno suministra.
"Los que estamos preocupados por la privacidad somos de la generación X para atrás. La generación del Milenio (como se les dice a los nacidos entre 1980 y 2000) tiene una mente abierta respecto de lo que comparte o no", advierte Mara Destefanis, fundadora y directora de Big Data Machine (BDM), una empresa argentina que se encarga de "capturar la información pública de Internet, procesarla, analizarla y hacer reportes como si fuera una biblioteca online para que cualquier persona pueda hacer uso de los datos para sus propios objetivos". Su fin último, detalla, es "sacarle utilidad a esa información y constituirla en modelo predictivo". Algo semejante a lo que ya hacía Target en 2004 con su base de datos, pero ahora ampliado a toda la Web.
Su práctica profesional la llevó a relativizar los temores respecto del monitoreo de las acciones de los usuarios. "Uno tiene que saber lo que comparte y lo que no. Es lo mismo que cuando estamos offline." Aun más, agrega, la paranoia sucede porque estamos en un momento de cambio. "Todavía el consumidor piensa que son las empresas las que tienen el control, pero es al revés. De acá a 2020, el derecho lo va a tener el consumidor, porque todo va a ser personalizado."
Enrique Chaparro, presidente de la fundación Vía Libre, una organización argentina que promueve los postulados del movimiento de software libre, coincide con Destefanis en que, para tener control sobre la privacidad, es bueno empezar por casa. "La regla de oro en esto es que todo lo que hagas en un sistema de comunicación (en particular, pero no exclusivamente, en Internet), es público. Por lo tanto, no publiques lo que no pintarías con aerosol en la puerta de tu casa", reflexiona.
Sin embargo, se diferencia, en el manejo de la información "no hay soluciones individuales porque siempre podés ser rastreado por cercanía; aunque vos no tengas cuenta en 'Fachobuk', alguien podría publicar una foto tuya y etiquetarte". Por ello, insiste, "la solución es colectiva y política: hacer cumplir, donde las hay, las leyes de protección de datos personales. Como en la Argentina, donde hay una buena ley pero una pésima aplicación." Mientras tanto, el Gran Hermano te seguirá mirando.  «
.-.-.-.-.-.

Richard stallman: "la resistencia individual es sólo el comienzo"
Las respuestas de Richard Stallman, el fundador del movimiento de software libre, llegan por email. En el encabezado hay unas líneas dirigidas a "cualquier agente de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) o del FBI que pudieran estar leyendo el correo". Invita a seguir el ejemplo de Snowden y difundir los mecanismos de espionaje.
Stallman, que en 1985 publicó el manifiesto GNU, que sentó las bases para el desarrollo del concepto de copyleft, explica a Tiempo Argentino que siempre trata de eludir la entrega de datos personales. "Pago en efectivo, en tiendas físicas; entonces ninguna base de datos sabe lo que compro. No me identifico a los sitios web, y no los visito desde mi máquina personal; entonces no saben que las visitas son mías. La única excepción es con mis recetas médicas: en EE UU no hay manera de evitarlo."
Consultado por el experimento de Janet Vertesi, Stallman asegura que "la resistencia individual es sólo el comienzo de lo que hace falta. Tenemos que organizarnos para poner fin a los sistemas que rastrean a la gente." Y respecto de los distintos tipos de rastreo señala que el peor es el del Estado, porque "cuando una empresa acumula datos personales, también tiene que entregarlos al Estado".
Uno de los clásicos argumentos de los defensores del registro compulsivo de datos se basa en que eso sirve para que cualquier empresa pueda adecuar sus ofertas a las "necesidades" de los usuarios. Stallman discrepa con esa postura. "El que vende su libertad por un poco de comodidad tiene mal las prioridades. Pero no les diría nada, sino que los citaría como ejemplo de un pensamiento tonto."

La ley argentina
Protección de Datos Personales
En el año 2000, la Argentina sancionó la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales. El artículo 27 asegura que cualquiera puede solicitar a cualquier empresa que le suministre toda la información que posea sobre su persona y pedir que la retiren o bloqueen.

Alé Alé: cooperativismo a la carta

Los mozos van y vienen con bandejas llenas. Tropiezan con los invitados, que se acomodan en los rincones todavía libres, y siguen con la boca repleta de sonrisas. Sus camisas negras se inflan en el pecho, ahí donde está bordado "Cooperativa Alé Alé". De golpe interrumpen su recorrido para sacarse una foto con los comensales y recibir un saludo de los que siguen entrando: vecinos, viejos clientes, legisladores porteños y nacionales. Todos comparten la alegría del momento: "Hoy es un día para celebrar", cuenta Andrés Toledo, presidente de la cooperativa, que inaugura su nuevo local. Claro que para los trabajadores de Alé Alé, eso sólo puede hacerse de una manera: trabajando.
La mesa principal no está armada para cenar. Sobre el mantel hay placas con pedacitos de azulejo. "Es parte del piso del viejo restaurante que queríamos darle en agradecimiento a todos los que nos apoyaron", explica Ornella Nociti, la abogada que acompañó a los 40 trabajadores desde la primera orden de desalojo, en enero de 2013.
En la mesa de al lado se acodan el diputado nacional Horacio Pietragalla y los legisladores porteños Quito Aragón y Gabriela Alegre (del Frente para la Victoria), José Cruz Campagnoli y Edgardo Form (Nuevo Encuentro), y Aníbal Ibarra (Frente Progresista y Popular), entre otros. En esa mesa y en las otras, muchas más, aseguran los trabajadores, está la clave del día. "La sociedad nos respaldó y se puso en contra de los empresarios. Por eso no nos desalojaron", continúa Toledo.
"Ir a dormir sin pensar que al otro día te pueden desalojar es algo hermoso", trata de explicar su sonrisa el presidente de la cooperativa. Superar esa incertidumbre es apenas uno de los grandes logros de la lucha colectiva iniciada el 28 de diciembre de 2012, cuando el grupo empresario OJA se presentó en concurso de acreedores y cerró La Zaranda, uno de sus seis restaurantes. “Desde que los trabajadores decidimos autogestionarnos, estuvimos turnándonos para dormir en el local y seguir trabajando”, agrega. En ese lapso resistieron cuatro intentos de desalojo, el último de ellos a fines del año pasado.
Aquel 2 de diciembre, sin embargo, se transformó en el inicio de esta nueva historia. El apoyo de clientes, legisladores y hasta el Ejecutivo nacional lograron torcer la decisión judicial y los trabajadores firmaron un acuerdo con los dueños del local de Villa Crespo para poder alquilar ese predio hasta el 31 de julio último. Todo terminó de pegar un giro con un llamado inesperado. "El dueño del inmueble de Cabrera 4270, en Palermo, vio nuestro pedido de solidaridad en los medios y se acercó a nosotros", recuerda Toledo. Era además un viejo cliente de Alé Alé.
En marzo firmaron el contrato de alquiler del nuevo establecimiento y, desde entonces, trabajan en la refacción del local. Como no podía ser de otra manera, las empresas contratadas a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) para la obra fueron cooperativas. Y mientras tanto, contaron también con el apoyo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, que les otorgó un subsidio con el cual pudieron afrontar el gasto de los dos alquileres simultáneos que pagaron hasta el mes pasado.
"Los dueños nos dejaron quedarnos en Estado de Israel hasta el 10 de agosto. Ahí empezó la mudanza y desde entonces no tuvimos ingresos. Pero para eso fuimos ahorrando para poder sostenernos", prosigue Toledo, que prueba la eficiencia que puede tener la economía solidaria.
Su voz refleja la ansiedad de los días previos a recibir a sus primeros clientes. "De aca al sábado tenemos que seguir trabajando para llegar con todos los detalles. Pero estamos felices por todo lo que se logró y por haber podido mostrar que los trabajadores podemos." Referente de la lucha colectiva, Toledo repite por enésima vez los verbos que más veces conjugó en los últimos dos años para hablar de lo que viene: "Trabajar más que antes y agradecer, demostrar que no fue en vano todo lo que se invirtió acá." «

Villa 20: el gobierno de la Ciudad encargó un estudio que ya realizó

El 15 de diciembre de 2005 se cumplieron los noventa días que tenía el gobierno de la Ciudad para citar a una audiencia pública con los vecinos de la Villa 20 de Lugano para discutir las obras de urbanización del barrio. Nueve años después del plazo establecido por la ley 1770, ese encuentro todavía no se llevó a cabo y esta semana la jueza Elena Liberatori volvió a ponerle plazos al Ejecutivo porteño que, lejos de planear lo que la ley le demanda, encargó dos estudios iguales para medir la contaminación del lugar.
 A fines de 2006, la Asesoría Tutelar inició una causa judicial por contaminación provocada por un depósito de autos de la Policía Federal que ocupaba una parte del mismo predio. Ocho años más tarde, el Ejecutivo porteño ni siquiera concluyó el estudio de "caracterización del área" previo al saneamiento, pese al embargo de $ 29 millones que impuso en 2010 la justicia en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad. En el medio, unas 700 familias en déficit habitacional ocuparon el antiguo cementerio de vehículos y fueron desalojadas con violencia el sábado pasado. ¿Qué pasará con ellos y con los vecinos de la Villa 20 que todavía sufren las consecuencias de la contaminación y el hacinamiento?
Saneamiento y urbanización son lo urgente y lo importante en la Villa 20 de Lugano. Claro que en la falsa dicotomía el gobierno de la Ciudad optó por una misma solución: eludir su responsabilidad. La decisión no fue exclusiva de Mauricio Macri, que concluirá sus ocho años de gestión sin cumplir con el mandato legal de urbanizar la villa, sino también de Aníbal Ibarra, que estaba a cargo del Ejecutivo porteño cuando se sancionó la ley 1770, y de Jorge Telerman, que lo sucedió tras su destitución.
La primera noticia de contaminación en la Villa 20 de Lugano la dio la Secretaría de Salud del gobierno porteño en 2004. Según un estudio realizado entre octubre y noviembre de ese año en la manzana 28, lindera al predio ocupado por el depósito de autos, 29 de los 32 chicos que habitaban allí tenían presencia de plomo en sangre. Cuatro de ellos tenían valores que superaban los 10 microgramos por decilitro de plomo y fueron derivados para su atención al Hospital General de Niños Ricardo Gutiérrez. En ese informe, la doctora Silvia Ferrer, entonces Coordinadora del Programa de Salud Ambiental de la Secretaría, consideraba "imprescindible el estudio de suelos de la manzana 28 ante la sospecha que los suelos están contaminados por metales pesados, básicamente plomo”.
La Defensoría del Pueblo de la Ciudad tuvo que intermediar en 2006 para que el gobierno ordenara el estudio al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Ese estudio reveló por primera vez la necesidad de cerrar el depósito de autos y hacer un saneamiento en el terreno.
En 2006 y 2007 el Centro de Salud y Acción Social (CeSAC) 18 y el Departamento de Salud Ambiental de la Ciudad realizaron otros dos estudios a los chicos que habitaban las manzanas linderas al depósito de autos. Los resultados marcaron entonces que ya el 35,5% de los niños tenían un nivel de plomo en sangre que superaba el límite de "riesgo potencial a presentar cuadro de intoxicación". Esto era un 23% más que tres años antes.  Un niño incluso tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital de Niños Pedro de Elizalde por triplicar el valor límite, según recuerda un informe de la Asesoría Tutelar publicado en febrero de este año.
Recién a principios de 2011 la Dirección Nacional de Fiscalización de Desarmaderos y Autopartes, dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, anunció que ya había removido y compactado unos 4242 vehículos. Lo que equivalía, según esa dependencia, al 90% de los automóviles originalmente allí ubicados.
A esa altura, el gobierno porteño ya tenía trabado un embargo por $ 29.200.000 sobre los fondos que le gira la Lotería Nacional a la Ciudad, decidido en 2010 por el juez Roberto Gallardo, que entonces tenía a su cargo la causa por contaminación en la Villa 20.
Esas doce hectáreas libres al lado de la sobrepoblada Villa 20 no podían permanecer mucho tiempo así. En septiembre de 2013, la asesora tutelar Norma Sas lo advirtió y solicitó la realización de un vallado de contención para evitar cualquier intento de toma. En la madrugada del 25 de febrero de este año la necesidad superó al temor y se formó el asentamiento.
"El domingo a las nueve de la mañana empezamos un trabajo de caracterización del área y situación de contaminación. Para eso ya adjudicamos el trabajo a Ecodata Sociedad Anónima, una empresa inscripta en la agencia de control ambiental”, cuenta a Tiempo Argentino Edgardo Nardi, director general de Evaluación Técnica de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) de la Ciudad. Esta empresa, subsidiaria de la italiana Geodata, ya estuvo a cargo de otras obras con el gobierno porteño: entre ellas, hizo el estudio ambiental para el entubamiento del arroyo Maldonado, una de las mayores obras públicas de la gestión macrista.
Según Nardi, Ecodata "medirá los niveles de contaminación", una tarea para la que el año pasado ya se le pagaron $ 1.370.000 a la empresa Green Cross Argentina, según se desprende de la resolución 96 del APrA del 25 de abril del año pasado. Green Cross llevó a cabo esa tarea y entregó en septiembre su Informe Final en el que establece los lugares precisos en los cuales existe contaminación de cinc, níquel y plomo. Este último, incluso, alcanza concentraciones tres veces superiores a la permitidas en la napa freática, que es la capa de agua subterránea más cercana a la superficie.
El informe de 77 páginas de Green Cross avanza en el planteo de recomendaciones de saneamiento y hasta estima un costo de entre $ 20 y $ 25 millones, considerando un volumen de tierra a tratar de 20.000 metros cúbicos. Si estos cálculos fueran correctos, el gobierno de la Ciudad ya podría abocarse al saneamiento puesto que cuenta con los $ 29 millones embargados por el Juzgado Contencioso, Administrativo y Tributario número 4.
En lugar de eso, encargó un nuevo estudio que, según Nardi, tomará hasta su finalización unos cinco meses y medio. "En función de todo esto se evaluará el saneamiento", agregó el director de Evaluación Técnica del APrA. Es decir que hasta 2015, al menos, no habrá solución a la contaminación. La urbanización y el déficit habitacional, en tanto, siguen siendo solo palabras escritas en la ley 1770.  «
.-.-.-.-.

Qué hace la plombemia

La Organización Mundial de la Salud señala que el 40% de las enfermedades que afectan a los niños se relacionan con factores del medio ambiente.
  • Por vía respiratoria se absorbe entre el 30 y el 50% del plomo inhalado.
  • Por vía digestiva se absorbe el 10% (hasta el 50% en los niños).
  • Quienes más se enferman son los niños de entre 1 y 6 años, que gatean y juegan en el piso que, muchas veces, es directamente de tierra contaminada. A esta edad el cerebro y el sistema nervioso de los niños son más sensibles a los efectos dañinos del plomo, ya que sus sistemas están en vías de crecimiento.
  • Una exposición de escasa magnitud pero sostenida al plomo puede generar: reducción en el coeficiente intelectual y tiempo de concentración, discapacidad en el aprendizaje, limitaciones en la lectura, pérdida de audición, limitaciones en el crecimiento, y alteración de las funciones motoras y visuales.
El plomo en los chicos
 La Villa 20 de Lugano no es la única en la Ciudad afectada por la contaminación con plomo.
Según un informe publicado por la Auditoría General de la Ciudad, a cargo de Facundo del Gaiso, al menos otras dos presentan valores preocupantes de ese metal pesado. Un estudio realizado por la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (AcuMaR) a 962 chicos menores de seis años arrojó que el 25% tiene niveles de plomo en sangre superiores a los valores de referencia. El mismo porcentaje de chicos con plomo en sangre dio otro análisis realizado por médicos del Hospital Cosme Argerich en la Villa Rodrigo Bueno en 2009. Allí, en la manzana tres y cuatro, también se había colocado un cementerio de autos que llegó a tener casi 600 vehículos. Estos ya fueron removidos y en su lugar se construyó una plaza, pero el terreno nunca fue saneado.

Publicao el 31 de agosto de 2014 en la edición impresa de Tiempo Argentino

Procesan a tres oficiales de la Metropolitana

La jueza de instrucción en lo Criminal Wilma López dictó el procesamiento de los tres oficiales de la Policía Metropolitana detenidos por la represión a los integrantes de la Asamblea de la Sala Alberdi, ocurrida en marzo de 2013, por los delitos de triple homicidio agravado en grado de tentativa. Los agentes Nelson Maximiliano Acosta, Miguel Antonio Ledesma y Gabriel Heriberto Pereira de la Rosa quedaron en prisión preventiva a la espera del juicio. El último de ellos además deberá afrontar otra causa en el fuero Criminal y Correccional Federal por acopio y tenencia de municiones encontradas durante un allanamiento de su hogar. Para la magistrada, Pereira de la Rosa proveyó las balas de plomo con las que luego fueron heridos Mario Fumaroni y los periodistas de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), Germán Darío de los Santos y Esteban Ruffa.
"La valoración de la prueba a la luz de las reglas de la sana crítica permite afirmar en esta etapa procesal –y con la provisoriedad que la caracteriza– que los nombrados fueron quienes dispararon contra los tres manifestantes en la intersección de Corrientes y Paraná utilizando las armas provistas por la institución, aunque con postas de plomo, provocando las lesiones constatadas en autos, en palmario incumplimiento de la resolución 27/2011 que así lo prohíbe." Con esas palabras la jueza López confirmó el procesamiento de los tres oficiales acusados tanto por la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°7 como por la querella a cargo de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).
Los tres oficiales habían sido citados a prestar declaración indagatoria el 13 de agosto, pero sólo dos se presentaron. El tercero, Nelson Acosta, recién lo hizo una semana después aduciendo que antes se encontraba de vacaciones. Tras declarar, los tres quedaron detenidos.
Al rechazar su pedido de excarcelación, la jueza precisó que no sólo lo hizo por la gravedad del delito que se les imputa, sino por el hecho de "ser personal policial de la Policía Metropolitana, quienes en el marco de sus funciones y contrariando una norma expresa al respecto dispararon postas de plomo sobre los manifestantes poniendo en peligro su vida". Ese accionar, continúa, "resalta el manifiesto desprecio por bienes jurídicos fundamentales, como la integridad física de las personas y el cumplimiento de las leyes y reglamentos que rigen su actuación".
El documento judicial compromete especialmente a Pereira de la Rosa, un ex agente de la Policía Federal que luego pasó a formar parte de la Metropolitana, en cuyo hogar se encontró un verdadero arsenal (ver aparte). Este incluía 165 cartuchos de munición múltiple calibre 12/70 PG (Propósitos Generales) de postas de plomo o perdigones que, según una pericia realizada ad hoc, contiene "postas 00 coincidentes en tamaño con aquella posta extraída del cuerpo de Mario Ciro Fumaroni". Otro dato que puede complicar a Pereira de la Rosa es que en su descargo el mismo agente aseguró que esas balas "las tenía en su poder al momento de pedir la baja en la Policía Federal".
"Es significativo que se haya logrado en poco tiempo el procesamiento por homicidio agravado, que cuesta tanto que los jueces apliquen cuando la policía dispara sobre los pibes en los barrios en los casos de gatillo fácil", destacó María del Carmen Verdú, quien hoy precisamente comenzará una búsqueda de justicia al iniciarse el juicio oral contra el policía Martín Alexis Naredo, acusado de asesinar a Jon Camafreitas el 23 de enero de 2012.
 .,.,.,.,.,.,.,


Un verdadero arsenal
 Un año y cuatro meses después de que los oficiales de la Metropolitana dispararan balas de plomo sobre los integrantes del Acampe Cultural por la Sala Alberdi, la justicia llevó a cabo un allanamiento en  la casa de Gabriel Heriberto Pereira de la Rosa. Allí encontraron un chaleco antibalas, 2679 cartuchos de bala 9x19 mm, 132 cartuchos de bala calibre .45, cinco granadas de agresivo químico, 105 cartuchos de munición múltiple calibre 12/70 AT (Antitumulto), 165 cartuchos de munición múltiple calibre 12/70 PG (Propósitos Generales) de postas de plomo o perdigones, 523 quinientos veintitrés cartuchos calibre .223 y 180 cartuchos de bala calibre .308.

Unas 50 familias siguen acampando frente al barrio arrasado en Lugano

Adentro no queda nadie. Todo lo que hay son pedazos de ladrillos huecos, maderas y chapones doblados cubiertos de ceniza. Hasta el sábado, en ese predio de 12 hectáreas ubicado al lado de la Villa 20 de Lugano, vivían unas 700 familias que habían levantado sus casas precarias con los materiales que fueron consiguiendo desde febrero, momento de la toma, hasta anteayer, cuando la jueza Gabriela López Iñíguez ordenó su desalojo.
La mayoría de los habitantes se reubicó en casas de familiares o amigos, otra porción aceptó un lugar provisorio en paradores del gobierno de la Ciudad, y unas 50 familias que no quisieron ser separadas según los criterios del Ministerio de Desarrollo Social porteño –que obligan a separar a hombres mayores de edad y mujeres con hijos–, soportaron la lluvia y el granizo de la madrugada de ayer en un campamento improvisado sobre el bulevar de la Avenida Fernández de la Cruz.
En tanto, la Corriente Villera Independiente anunció que volverá a instalar una carpa frente al Obelisco porteño para denunciar la represión policial en el Barrio Papa Francisco y acompañar la resistencia de los que siguen en el predio.
"Unas 52 familias fueron ubicadas en el parador del polideportivo de Parque Avellaneda, otras diez en el polideportivo de Parque Chacabuco y siete en el Martín Fierro (en el barrio de San Cristóbal). Acá quedan unas 50 familias que no quieren ser separadas", precisó el defensor general adjunto de la Ciudad, Luis Duacastella, desde el predio. Sólo el equipo de 20 integrantes de la Defensoría pudo pasar el cordón policial, que aislaba a los vecinos, para hablar con ellos, evaluar su estado de salud, los bienes perdidos en el desalojo, y recolectar pruebas de la "violencia institucional".
Los vecinos denunciaron hechos de violencia por parte de las fuerzas de seguridad encargadas del operativo durante todo el día sábado. En ese marco también fueron agredidos los legisladores porteños José Cruz Campagnoli y Pablo Ferreyra (que resultó herido con cuatro balas de goma), y el diputado nacional Horacio Pietragalla. Como saldo del accionar policial, unas seis personas habían quedado detenidas. Ayer liberaron a cinco de ellas, y aún queda una con prisión preventiva. Según informaron a Tiempo Argentino desde el Ministerio Público Fiscal, esta persona seguía demorada por decisión del fiscal contravencional Carlos Fel Rolero, quien consideró que por tener tres condenas previas y no tener domicilio conocido, podía solicitar su prisión preventiva.
Respecto de la situación de las 700 familias que desde el sábado quedaron nuevamente sin hogar, Duacastella adelantó a este diario que "mañana (por hoy) vamos a plantear judicialmente que se les de a todos un subsidio habitacional, porque la solución tiene que ser homogénea". Al respecto, agregó: "Los alcances de ese subsidio dependerán de la jueza Elena Liberatori." Es que la magistrada interviene en la causa por el incumplimiento de la Ley 1770/05 que establece la urbanización de la Villa 20 (ver aparte). Por ese motivo, la jueza trabó en el año 2010 un embargo al gobierno de la Ciudad sobre los fondos que Lotería Nacional le gira y que a principios de año ya acumulaba unos 29,2 millones de pesos.
La vicejefa de gobierno porteño, Maria Eugenia Vidal, quien ayer hizo alusión al desalojo durante una entrevista radial, eludió referirse al incumplimiento de la urbanización de la villa y el déficit habitacional. En cambio consideró que "fue una toma organizada por un grupo minúsculo", al que calificó de "mafia organizada" que "se aprovechó de la necesidad de muchísima gente vendiéndole terrenos contaminados". Hasta 2011, esas 12 hectáreas estaban ocupadas por un cementerio de autos de la Policía Federal.
El desalojo del sábado a la madrugada concluyó con seis meses de toma del predio y ocurrió cuatro días después de que Melina López, una chica de 18 años, fuera asesinada frente al predio en un intento de robo. El tío de la víctima, Adrián López, también fue entrevistado ayer por Radio Mitre y lamentó que "tuvieran que esperar que muera mi sobrina y mi familia esté toda destruida" para desalojar.
Al respecto, la organización Seamos Libres, que realiza trabajo territorial en la zona, denunció que "desde hace semanas el barrio de Lugano se encuentra en una situación de zona liberada, lo que incentivó una sucesión de hechos que propiciaron la estigmatización de los vecinos y vecinas del barrio y favoreció a generar un clima que justificó el desalojo a cualquier precio".  «
.-.-.-.-.

La crisis socioambiental en la villa 20

En febrero de este año, la Asesoría General Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires presentó un informe en el que relevó indicadores sobre la situación de salud ambiental en la Villa 20.
Agua potable: El 80% de las manzanas no presenta conexión reglamentaria a la red de agua potable; el 70% carece de presión continua; el 45% tiene interrupción reiterada del servicio.
Cloacas: El 93% de las manzanas tiene cloacas, pero casi el 90% no son reglamentarias. El sistema desborda cuando hay lluvias abundantes.
Electricidad: El 77% de las manzanas tiene conexiones precarias y no reglamentarias.
Basura: La recolección de residuos es considerada insuficiente en el 62% de los casos.
Gas:  Salvo la Parroquia, el Centro de Salud y el Polo Educativo, casi ninguna casa del barrio tiene gas de red. Se usan principalmente garrafas.
Contaminación: Tres manzanas de la Villa 20 se encuentran sobre el predio del ex cementerio de autos de la Policía Federal. Un estudio realizado allí en 2007 por el Centro de Salud y el Departamento de Salud Ambiental de la Ciudad detectó que el 35,5% de los niños presentan valores que superan el límite de plomo aceptable en sangre. Además, un estudio realizado por la Universidad Nacional de San Martín en 2010 señaló que los suelos del predio no son aptos para uso residencial y recomendó la remoción de los primeros 50 cm para evitar el contacto directo con suelos contaminados con hidrocarburos pesados.

"Hoy, el peor castigo es ser inimputable"

Con el Código Penal actual, quien roba cinco cabezas de ganado puede recibir una pena mayor que quien comete un homicidio. La anécdota levanta algunas risas en la Sala Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional, pero genera mucha más preocupación. Quien la cuenta es Roberto Carlés, coordinador de la Comisión de Anteproyecto de Reforma al Código Penal. A su lado espera el turno al micrófono el juez de la Corte Suprema, Raúl Eugenio Zaffaroni, quien luego explicará que lo peor que puede pasarle a esa persona que cometió el delito es ser hallada inimputable: "Las penas en algún momento se cumplen, pero una medida de seguridad (como una internación psiquiátrica) puede ser indeterminada."
La escena transcurre en el marco del encuentro "Impacto de la reforma del Código Penal en Salud Mental", organizado por la Comisión Nacional Interministerial en Políticas de Salud Mental y Adicciones, la Federación de Psicólogos de la República Argentina y la organización Salud Mental Legítima. El objetivo es conocer más en profundidad las modificaciones introducidas en el anteproyecto, que actualmente está en proceso de audiencias abiertas en el Congreso, para luego formular sugerencias. Los temas de mayor interés para el auditorio, compuesto en su mayoría por psicólogos y psiquiatras, fueron la tenencia de estupefacientes para consumo (ver aparte) y el régimen de inimputabilidad.
"Hoy, el peor castigo es ser declarado inimputable." Con esa provocación introdujo a los panelistas Adelqui del Do, integrante de Justicia Legítima. El proyecto que Zaffaroni y Carlés se disponían a presentar propone cambiar esto poniendo límites al encierro (sólo serán susceptibles de esas medidas los responsables de "hechos realmente graves" que pongan en riesgo bienes jurídicos), especificando mayores controles durante la internación y remplazando el viejo criterio de "peligrosidad" por otro "más clínico y determinable de agresividad".
Además, el nuevo proyecto instituye la figura de "inimputabilidad atenuada" para los casos en que haya una comprensión parcial del hecho, para lo cual se promueve una reducción de la pena y un tratamiento. Finalmente, para los delitos excarcelables, el anteproyecto prevé que la persona inimputable sea derivada a la justicia civil para que esta actúe de acuerdo a la Ley Nacional de Salud Mental, sancionada a fines de 2010 y reglamentada en mayo del año pasado. 
"Vivimos en tiempos de fetichismo punitivista, en los que se promueve el mismo remedio para distintas enfermedades", diagnosticó Carlés. En temas de Salud Mental, sin embargo, el objetivo del sistema penal tiene que ser la rehabilitación de la persona. "Hay que buscar la emancipación del sujeto. Sacarlo de la situación de vulnerabilidad que lo hizo quedar preso en el sistema punitivo", agregó.
Zaffaroni, a su turno, historizó la génesis del Código Penal argentino y explicó que el sistema actual conserva la esencia de otros códigos europeos que le sirvieron de modelo a fines del siglo XIX. Parte de esa herencia son las "medidas de seguridad" que se aplican a los considerados inimputables. Para el magistrado, esas medidas no son más que "penas con otro nombre" y que incluso pueden ser peores, por ser indeterminadas.
Al finalizar la presentación, Tiempo Argentino consultó al juez su opinión sobre el futuro del proyecto que todavía no tiene fecha de discusión en el Congreso. "La historia de las reformas penales en la Argentina siempre fue problemática. Hay momentos en que un proyecto se interrumpe por imponderables de la política, pero cuando la reforma es necesaria, porque es imprescindible, a la larga se retoma, y si no sale ese, se toma como base. Lo importante es ir caminando en ese sentido."  ,.,.,.,.,.,.

Grupo de trabajo
Entre la justicia y la salud mental
Salud Mental Legítima es un grupo de trabajo orientado al análisis y estudio de las relaciones entre justicia y salud mental. Se presentó en sociedad en junio del año pasado, con un encuentro, precisamente, en la Biblioteca Nacional.


Drogas: no punibilidad de la tenencia para consumo
"Poner límites a la posesión de estupefacientes está probado que es ineficaz", señaló el coordinador de la Comisión de Anteproyecto de Reforma al Código Penal, Roberto Carlés. "Por eso lo que se promueve en el anteproyecto es la no punibilidad de la tenencia para consumo como primer paso a la despenalización de la tenencia en general", completó.
La necesidad de adecuar el Código Penal de manera de no seguir llenando las cárceles de consumidores ya fue largamente discutida y cuenta con el aval de un número cada vez mayor de legisladores y funcionarios oficialistas que, desde hace meses, formulan declaraciones en favor de un nuevo enfoque para combatir el narcotráfico y sus efectos. Zaffaroni es uno de los jueces que desde hace años se expresa en ese sentido.
"Si alguien creyó en serio en la 'guerra contra las drogas' (como se conoció la estrategia promovida desde EE UU para combatir el narcotráfico), tiene que reconocer que se perdió", señaló el juez en diálogo con Tiempo Argentino. "Hoy tenemos 60 mil muertos en cuatro años en México y se hubieran necesitado 200 años para que muriera esa cantidad de gente por sobredosis de cocaína.  Entonces, ¿qué estamos haciendo?", se preguntó Zaffaroni. "En la Argentina nosotros tenemos dos problemas serios: como criminógeno el alcohol, y como letal, el paco. Si no nos dedicamos a eso, estamos desbarrancando para cualquier lado", concluyó.

Logran detectar enfermedades psiquiátricas con un software

En la computadora de la oficina del director del Departamento de Computación de la UBA hay decenas de entrevistas a personas bajo los efectos de éxtasis y metanfetaminas, otras tantas a personas con esquizofrenia o bipolaridad, algunos encefalogramas, cientos de videojuegos para chicos y millones de partidas de ajedrez. Todos esos archivos forman parte de las investigaciones que realiza simultáneamente Diego Fernández Slezak, el inquilino de ese espacio hasta septiembre, cuando deje el cargo para dedicarse de lleno a indagar en la "Inferencia de cómputo humano a partir del análisis automático de textos", tal el título del trabajo por el que Microsoft lo acaba de reconocer con una beca de 100 mil dólares al considerar que su desarrollo es uno de los siete que este año "tienen el potencial para resolver algunos de los problemas sociales más apremiantes".
"Siempre me gustó la computación aplicada", cuenta Fernández Slezak a Tiempo Argentino sentado en su escritorio del pabellón 1 de la Ciudad Universitaria. Por la ventana, a sus espaldas, pueden verse las ramas de los árboles sin hojas que se abren como el camino por el que la ciencia lo ha llevado.
"Al principio me orientaba hacia la Física y esa fue mi tesis de licenciatura. Luego empecé mi doctorado y terminé en Biología, haciendo un modelo de crecimiento de células cancerígenas. Pero después, por algunos cursos que hice me interesé en el funcionamiento del cerebro y la toma de decisiones. A partir de ahí se abre todo lo que hago ahora", cuenta. Eso que hace, junto con los estudiantes de doctorado a los que dirige, es analizar las señales que produce el cerebro al realizar distintas actividades, desarrollar videojuegos que estimulen la actividad cognitiva de los chicos y, fundamentalmente, crear un programa que permita que una computadora analice textos con fines médicos. ¿Cómo lo hace?
"Hay toda una rama de estudio que se llama Procesamiento del Lenguaje Natural (NLP, por sus siglas en inglés) que trata justamente de ver cómo le decís a la computadora que mida en un texto cosas que son en principio abstractas", señala Fernández Slezak. El mecanismo complejo incluye técnicas que llevan matemáticamente el reconocimiento de texto al plano de los vectores "y entonces uno puede empezar a medir la distancia entre cualquier par de palabras".
Para explicarlo dice que es como la identificación de rostros que realiza Facebook cuando cualquier usuario sube una foto. Al principio no identificaba a nadie y hoy tiene una precisión que asusta a los conspiranoicos.
Su investigación actual comenzó en 2011, cuando con cuatro compañeros lograron descular un mecanismo para medir cuantitativamente la "introspección" de textos que tenían miles de años para poder compararlos con otros producidos en el siglo XX y probar, de esta forma, una tesis del psicólogo estadounidense Julian Jaynes: que la capacidad reflexiva de los textos crece con los años. Los vericuetos de la ciencia guiaron lo que vino después.
Unos médicos del hospital neoyorquino de Columbia leyeron los resultados de su trabajo y los contactaron para pedirles si podían hacer algo parecido con las entrevistas de unos pacientes con los que diez años antes habían experimentado la influencia de la ingesta de éxtasis y metanfetaminas. "Ellos tenían las entrevistas y la pregunta era cómo cuantificar el cambio en el discurso debido a la ingesta de drogas", recuerda. Ellos estudiaron los efectos posibles de esas drogas y crearon el programa. El resultado al que llegaron es que en el discurso de las personas bajo los efectos del éxtasis hay mayor presencia de alusiones al dinero, al amor y  empatía. También notaron, por ejemplo, que la verborragia aumenta con la metanfetamina.
CRÉDITO LOCAL. Pero los usos de esta herramienta no sólo se explotan en el exterior. Los profesionales del Instituto de Neurociencia Cognitiva (INECO), dirigido por Facundo Manes, también están trabajando con el equipo de la Facultad de Computación de la UBA en la confección de un programa asistente al médico psiquiatra. El proyecto todavía está en desarrollo pero Fernández Slezak se permite aventurar cómo puede ser el resultado: "Imaginate un psiquiatra sentado en su consultorio, entra un paciente y habla hasta que llega a un diagnóstico. Generalmente además le hace un test para ver si el diagnóstico es más o menos certero. Lo que nosotros estamos tratando de hacer es una herramienta más en ese sentido. El texto de la entrevista se puede desgrabar para luego procesar y que te diga, por ejemplo, de qué tiene pinta ese discurso para que el psiquiatra luego evalúe."
En la actualidad, los equipos de ambos centros (ver aparte) se están juntando para compartir conocimiento, decidir qué patologías estudiar y en qué grado de severidad, y ver cómo avanzar en la programación. Luego deberán presentar un protocolo ante un comité de ética con reconocimiento internacional y, una vez que tengan el aval, podrán empezar a testearlo.
La beca que recibió de Microsoft no le impone condiciones a su investigación, resalta Fernández Slezak que cuenta con orgullo que todos sus desarrollos son 100% producto del sistema público argentino. Su ilusión, agrega, es que sus investigaciones puedan entrar en la era Big Data. Lo que implicaría pasar de los experimentos reducidos que condujo hasta ahora a un universo de, por ejemplo, tres millones de personas. Aproximadamente esa es la cantidad de chicos que tienen computadoras y están incluidos en el Programa Conectar-Igualdad. La alusión no es azarosa. "Quizás en unos años uno va a poder seguir la evolución de los escritos de los chicos desde segundo grado, ver su uso del vocabulario o, siendo un poco exagerado, quizás hasta medir dislexia, autismo o cualquier otra cosa como para alertar al docente para que preste atención. Ese es el lugar al que mañana quiero llegar", finaliza. «
 .-.-.-.-.


Un sector con desempleo negativo
 "A mí me gusta decir que en Computación hay desempleo negativo, porque hay más demanda que oferta de programadores", cuenta Diego Fernández Slezak. Actualmente, la matrícula de estudiantes orilla los mil y, de ellos, un 80% son hombres. "Eso está empezando a cambiar", se entusiasma Fernández Slezak, quien cuenta con orgullo que en la última "Semana de la computación" que organizaron para promocionar su estudio tuvieron el récord de 1500 chicos. El desafío es que logren evitar las tentaciones que les impone el mercado privado, que desde segundo año ya empiezan a contratar. "Hay muchas becas de todo tipo y color que apuntan a que los chicos trabajen poco, porque si se van a laburar ocho horas después no sólo no vuelven más a investigar, ni siquiera terminan la carrera", concluye.

Millones
Una de las líneas de investigación es verificar hipótesis con los millones de datos disponibles en Internet, en las redes sociales, blogs y otras plataformas.
 
Con las herramientas en el aula
 "El modelo del aula con un sabelotodo delante de un grupo de chicos que incorporan información está claramente en crisis. Los chicos tienen celular y se distraen con él y las profesoras terminan pidiendo que los apaguen. La pregunta es si en vez de luchar contra eso, podemos aprovecharlo", provoca Diego Fernández Slezak, integrante del equipo que desarrolla Mate Marote. Ese proyecto consiste en el desarrollo de videojuegos para "activar cierta habilidad cognitiva en los chicos que luego puede ser usada en otras actividades como matemática, lengua u otras asignaturas escolares que nada tienen que ver".
Primero lo testearon en el laboratorio; luego en algunas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano con apoyo de los respectivos ministerios de Educación; y finalmente lo instalaron en 200 equipos del programa Una computadora por alumno de la Provincia de San Luis. "Ese fue el primer experimento no supervisado. Los chicos tenían el programa en la compu y podían jugar o no. Lo hicieron y vimos que el rendimiento mejoró igual que en los casos supervisados, es decir que funciona sin necesitar de un docente que los vaya guiando", destaca. “Estamos apuntando a que Mate Marote sea la plataforma mundial de este tipo de juegos y ya tenemos grupos de EE UU, Francia y varios de la región que quieren que sus desarrollos estén acá", agrega. Mate marote es marca registrada del Conicet y todos sus juegos se hacen en código abierto, lo que permite que cualquiera pueda usarlo y seguir desarrollando.

Despidieron el Arsat-1, el primer satélite de comunicaciones nacional

El Arsat-1 se irgue en el centro de la Sala Limpia, una especie de quirófano tecnológico. A su alrededor, cinco ingenieros cubiertos de pies a cabeza con protectores de zapatos, guardapolvos y cofias lo miran con orgullo y un dejo de emoción. Es una de las últimas veces que podrán verlo en la tierra. El primer satélite de telecomunicaciones producido íntegramente en Argentina será embalado la semana que viene en un contenedor acondicionado y el 30 de agosto partirá en avión a la ciudad de Kourou, en Guayana Francesa. Desde allí será lanzado al espacio en la primera quincena de octubre. De esta manera, el país quedará inscripto en el exclusivo grupo de naciones soberanas en materia satelital y se convertirá en el primero en América Latina con capacidad de construir un satélite Geoestacionario.
El Arsat-1 brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicio de datos y de telefonía sobre IP en todo el territorio nacional. "Hasta hace diez años pensar que los satélites podíamos hacerlos nosotros y no comprarlos al extranjero por medio de licitación, era imposible. Hoy hasta hay proyectos para exportarlos", infla el pecho Héctor Otheguy, Gerente General de INVAP, acrónimo de Investigación Aplicada, una sociedad del estado rionegrina creada en 1976 y encargada de su producción.
"Este satélite es el bebé de 600 personas", cuenta a Tiempo Argentino Emanuel Jaffrot, secretario técnico y académico de la Comisión Plan Nacional de Telecomunicaciones. Detrás suyo reluce el crío que gestaron durante más de 1 millón de horas de trabajo los empleados de INVAP. El embarazo llevó siete años y todavía queda poco más de un mes para el parto, pero la ansiedad y la emoción se percibe en cada una de las habitaciones del predio ubicado en la periferia de San Carlos de Bariloche. Una bandera argentina cuelga de cada pared. "Basta de colonialismo mental", resume Marcelo Famá, gerente general del Centro de Ensayos de Alta Tecnología (ver aparte), citando una frase de Conrado Varotto, fundador del INVAP.
El imponente Arsat-1 mide 3,9 metros de alto y 16,4 de largo (con los paneles solares extendidos). Tiene una profundidad de 5 metros y pesa 3 toneladas. Su vida útil es de 15 años y, durante ese lapso, brindará conectividad a todas las regiones del país. Eso significa que será capaz de transportar señales de video, brindar servicios de TDH (Televisión Directa al Hogar), y dar acceso a Internet para su recepción en antenas VSAT y servicios de datos y telefonía sobre IP. Hasta el momento Argentina brinda esos servicios mediante el alquiler de un satélite extranjero, lo que implica no solo una serie de gastos considerables, sino también una adecuación por parte del país a un equipo que fue producido con otros fines. Desde noviembre lo remplazará uno nacional y hecho a la medida de nuestro territorio. Incorporará, de esta forma, zonas que los operadores privados consideran económicamente poco atractivas y que en el pasado no recibían cobertura. De eso se trata la importancia de la soberanía satelital.
"La capacidad y la tecnología siempre la tuvimos, o pudimos tenerla, el tema es la decisión política", explica Ignacio Grossi, responsable del proyecto Arsat-1 que, cuando este en órbita, habrá significado al Estado una inversión de 250 millones de dólares.
Grossi se recibió de ingeniero industrial en la Universidad Nacional del Comahue cuando la carrera se dictaba en conjunto con el INVAP. Al culminar, a fines de los '80, quedó trabajando en la empresa. Desde allí vio cómo las carreras universitarias vinculadas a la Ingeniería Electrónica fueron quedando relegadas en los '90, pero también pudo ver su renacimiento. Desde 2006 quedó al frente de Arsat-1 y hoy está más ansioso que nunca. "Para un ingeniero esto  es como tocar el cielo con las manos", trata de explicar la sensación.

LA BASE ESTÁ. Al lado del Arsat-1 hay otra estructura muy parecida, pero de ella todavía salen cables. Se ven personas trabajando en él. Es el Arsat-2, el segundo satélite que forma parte del Plan Satelital diseñado en 2006. El contrato para su realización se firmó en 2010 y, según estima Luis Genovese, director del Arsat-2, estará listo para su lanzamiento a mediados del año próximo. La reducción de los tiempos, explica Grossi, tuvo que ver con el conocimiento alcanzado con el primero y con la capacidad ya instalada. "Con el Arsat-1 empezamos desde la hoja en blanco, todo de cero." Hoy, la base está.
El Arsat-2 estará ubicado a 81° de longitud Oeste, en la segunda órbita geoestacionaria reservada al país, y funcionará como un complemento del Arsat-1. De tal forma permitirá extender el alcance de la huella satelital argentina a todo el continente americano. Así las empresas nacionales podrán exportar servicios de datos, establecer enlaces punto a punto y dar acceso a Internet, además de posibilitar el transporte de video para toda la región.
El Plan Satelital contempla la producción y puesta en órbita de un Arsat-3, que se encuentra en fase de diseño. Este último operará en banda Ka y permitirá multiplicar frecuencias y ancho de banda para mejorar los servicios de Internet satelital, de forma complementaria a la Red Federal de Fibra Óptica (REFEFO) desplegada en todo el país como parte del Plan Nacional de Telecomunicaciones Argentina Conectada. "El satélite y la fibra óptica son distintas tecnologías que responden a las mismas necesidades", explica Jaffrot, quien está a cargo del Plan de Telecomunicaciones desde el Ministerio de Planificación de la Nación. Donde la fibra óptica no llegue, la conexión se realizará por via satelital, precisa.

PRECISIÓN. Construir un satélite implica el máximo nivel de precisión. "Una vez en el espacio ya no se le pueden hacer cambios y hay que reducir cualquier margen de error", explica Otheguy, titular del INVAP.  "Para eso trabajamos noches y fines de semana", agrega Grossi. La efectividad de su labor la midió la empresa aseguradora Aon ISB, una de las más prestigiosas en el rubro. Según cuenta Ohteguy, el Arsat-1 y 2 fueron considerados "muy confiables" y el valor de las tasas de las pólizas fueron un 50% más bajas que las que el mercado prevé para plataformas satelitales nuevas.
Ahora solo queda el despegue del Arsat-1, que tendrá lugar a mediados de octubre desde Guayana Francesa. El lanzamiento estará a cargo de Ariane Space, una empresa conformada por el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés y las agencias espaciales europeas. Poco después de salir de la tierra, a 300 km, se producirá el desprendimiento del Arsat-1. A partir de entonces el satélite seguirá su camino solo, aunque contará con el seguimiento de la Estación Terrena Benavidez. Desde allí se harán los ajustes pertinentes hasta que el satélite se ubique a 35.786 km sobre el nivel del mar en la posición 71°8 de longitud Oeste y orbitando sobre el plano ecuatorial. Entonces la Argentina se habrá transformado en el primer país de Latinoamérica en poner en órbita y gestionar completamente un satélite geoestacionario. Entonces los ingenieros podrán ver a su hijo brillar desde el espacio.  «


Un simulador de su vida útil
"Un satélite como el Arsat-1 solo podía testearse en tierra en Europa, así que se decidió crear un centro aca para ello", cuenta Marcelo Famá, gerente general del Centro de Ensayos en Alta Tecnología (Ceatsa). Ahora Argentina es el único país latinoamericano con capacidad para hacer ensayos medioambientales en satélites de telecomunicaciones gracias a una inversión de 40 millones de dólares. "Se recrean escenarios que va a atravesar el satélite en sus 15 años de vida útil", explica Famá, uno de los tantos científicos repatriados que cuenta que no dudó un segundo cuando en 2009 lo convocaron para participar de este proyecto. Se había doctorado en Física en el Instituto Balseiro de Bariloche pero trabajaba en un laboratorio de la NASA, en Estados Unidos. "Como argentino quería contribuir a este momento", dice.
Treinta y cuatro días duraron las pruebas en el edificio del CEATSA i-naugurado el año pasado por Cristina Fernández en el mismo predio que el INVAP. Se simularon condiciones atmosféricas y hasta el despegue. "Todo salió como esperábamos", agrega. Espera ansioso el momento de festejar.
 .-.-.-.-.-.-.

Reservadas
La Argentina tiene dos órbitas geoestacionarias reservadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones para ubicar satélites. Si no las usaba, podía perderlas. El Reino Unido las pretendía, abusando de su ocupación de las Malvinas.

 7 países Con el Arsat-1, Argentina se transformó en uno de los siete países, además de la Agencia espacial europea, capaces de producir un satélite geoestacionario.

Para los expertos, los datos de las redes son el nuevo recurso natural

Durante la final del Mundial de Fútbol de Brasil 2014 se escribieron 618 mil mensajes en la red social Twitter. A lo largo del todo el campeonato, unas 350 millones de personas interactuaron en Facebook. Cien horas de video se suben por minuto a Youtube.  Los usuarios hablan y los interesados en ellos escuchan (o leen), para luego intervenir. Las marcas y los políticos se publicitan en las redes sociales y hasta los programas de televisión desarrollan estrategias transmedia para fidelizar a su audiencia. Todo esto se discutió ayer en la Usina del Arte en el marco de la quinta edición del Social Media Day (SMD), organizado por Digital Interactivo Comunicación y la Universidad Abierta Interamericana (UAI).
Big Data es el concepto de moda para los fanáticos de la tecnología. Remite a los sistemas que procesan grandes volúmenes de información. Es que, según dicen los especialistas convocados para el SMD, todos nuestros movimientos quedan registrados en algún lugar y todos esos registros pueden ser usados para obtener un beneficio.
"El 90% de toda la información existente se creó en la última década", provoca desde el escenario de la Usina del Arte Franco Di Masi, especialista en Big Data de IBM Argentina. "Pero la clave no es solamente quedarnos con información y guardarla, sino qué hacer con ella para agregarle valor", añade Agustín Casamayor, integrante de Silvergate, un equipo de IBM especializado en investigación y desarrollo de soluciones tecnológicas innovadoras. La exposición que ambos prepararon para la jornada de ayer se tituló "Los datos: el nuevo recurso natural". Aseguran que la información es "el nuevo combustible que va a transformar la forma en que vivimos".
Minutos antes que ellos se había subido al estrado Mariano Feuer, director creativo de la consultora EsViral, quien aseguró que el concepto de privacidad es cosa del pasado. Todo deja registros y difícil es luchar contra ello. En ese contexto de Big Data para todos, señaló, "quien tenga las preguntas adecuadas, tendrá las respuestas correctas".  Feuer, cuyos tuits son seguidos por 13.500 usuarios de la red social del pajarito, aventuró que lo que se viene en la producción de contenidos es la adecuación del relato a los gustos del consumidor. Con toda la información disponible de cada usuario (consumos, visitas web, geolocalización, comentarios en redes sociales, etcétera), no puede faltar mucho para que las películas o series modifiquen su historia de acuerdo a sus patrones.
Mirándolo desde las butacas del auditorio estaba Victor Tevah, director de nuevos proyectos en la productora Pol-Ka, y uno de los responsables del proyecto transmedia de la serie Guapas que se emite por canal 13 (ver aparte). Allí los protagonistas de la ficción tienen cuentas en Twitter e interactúan con otros usuarios. Incluso es probable que parte del contenido generado online luego alimente la versión televisiva.
"Los ejecutivos monomediáticos se van a morir y los transmedia van a agarrar los cargos de dirección en las grandes empresas", decía Carlos Scolari a Tiempo Argentino en diciembre del año pasado. Los plazos parecen cada vez más cortos y hasta los conceptos de ayer quedan viejos hoy. Ya no se habla siquiera de consumidores, sino de prosumidores, que vendrían a ser usuarios que producen nuevos contenidos a partir de lo existente expandiendo cualquier narración por múltiples medios.
Nadie sabe hasta donde se llegará, pero ninguno duda tampoco de que habrá un "futuro inteligente". Ese, precisamente, será el título del nuevo libro de Leando Zanoni, según anticipó el fundador de la consultora Tercerclick ayer. Habló de plantas que tuitean cuando necesitan agua o más luz y termostatos de hogares controlados vía celular que eficientizan energía adaptándose a las costumbres de los moradores. Todos ejemplos actuales de un futuro que ya llegó.    «
  .-.-.-.-.-.-


Mashable
El evento que dio nacimiento al Social Media Day surgió por iniciativa de Peter Cashhmore, referente de marketing y redes sociales del popular sitio Mashable.


Programas multiplataformas a gusto del público
Dinamizar los programas y crear proximidad con y entre la audiencia parece ser ahora el terreno más importante de conquistar; conseguir espectadores más activos y participativos en los contenidos audiovisuales y así fidelizar la audiencia se vuelve el tesoro más preciado para los ávidos productores de televisión.
Los programas de chimentos marcaron tendencia en eso de usar las redes sociales para interactuar con el público consumidor. Para ellos siempre fue un generador de contenidos con respuestas inmediatas de los involucrados en alguna riña televisiva y hasta aprovechaban con astucia las preguntas de la gente para confirmar algún rumor.
Sobre todo este último año, los hashtags de Twitter se han convertido en la principal herramienta de los programas de televisión para conocer qué les está pareciendo la emisión a los televidentes  y compartir sus experiencias con otros usuarios.
La ficción Guapas, de Pol-Ka, no es la única que implementó el recurso para mezclar ficción con realidad. Marcelo Tinelli lo hace a diario en su emisión de Showmatch compartiendo "selfies" con los miembros del staff y opiniones sobre algún tema relevante desde su cuenta personal. Los comensales de la mesa de Mirtha Legrand cada fin de semana tampoco quedan exentos y tienen su minuto de gloria por el hash #ConMirtha, donde también se aprovecha para que la gente haga preguntas a los invitados.
Por último, los noticieros de los canales de cable, sobre todo los de madrugada, aprovechan mucho el recurso de interacción. Lanzan al aire una consiga como "#mearrepientode" y aprovechan los cientos de usuarios conectados para generar contenido para sus programas.
-.-.-.-.-.-.

El fenómeno guapas
La meteoróloga del programa 4N noticias, Laura Luna, tiene 76.500 seguidores en Twitter y un récord difícil de eludir: un pronóstico suyo se convirtió en Trending Topic mundial. #TormentaDePorongas fue el hito que demostró que el transmedia había llegado para quedarse. Luna es el personaje de Isabel Macedo en la ficción de Pol-Ka "Guapas", la primer serie en crear cuentas en esa red social para sus protagonistas y en hacerlos interactuar con sus televidentes.
"A Mascherano le haces una cirugía sin anestesia" tuiteó el doctor Federico Muller el 10 de julio. Muller es el personaje de Mike Amigorena y su mensaje, que aprovechó la fiebre mundialista y el fervor por el volante central de la selección nacional, recibió 473 retuiteos y 350 sindicaciones de favoritismo.
"Esta estrategia tuvo tres puntos de inflexión", cuenta a Tiempo Argentino el director de nuevos proyectos en Pol-Ka, Victor Tevah. Uno fue #TormentaDePorongas, el otro la selfie grupal que se sacó al aire el personaje de Isabel Macedo y que se compartió simultáneamente a través de la cuenta de Twitter @LauraLuna_4N y el tercero es cuando el noticiero del trece hizo una nota del programa y el personaje de Macedo lo tuiteó. Ahí los verdaderos presentadores del noticiero de Canal 13, Luis Otero y Mauricio Saldivar, interactuaron con el personaje de ficción y eso hizo crecer los seguidores. "Esas respuestas no fueron guionadas", asegura Tavah.
Las decisiones sobre los mensajes a publicar en Twitter las toman en el Departamento de Contenidos Digitales de Pol-Ka en coordinación con los guionistas. Generalmente son frases ya dichas en el programa, pero otras veces son canciones recomendadas o hasta alguna publicidad encubierta, como cuando un personaje le recomendó a otro en la red social que le comprara a un tercero una TV en cuotas en una casa de electrodomésticos.
"Es muy difícil saber si esto hace crecer la audiencia televisiva –reconoce Tavah– pero lo que podemos decir es que aumenta la repercusión." Detrás de esta búsqueda, agrega, está la inquietud personal. "Por querer estar en la vanguardia de lo que es la televisión social y las nuevas formas de usar los dispositivos."

"No podíamos creer que tiraran con balas de plomo en pleno centro"

El miércoles 13 de marzo tenía apenas 20 minutos cuando Esteban Ruffa apuntó desde la vereda hacia el pelotón de agentes de la Policía Metropolitana parapetados en medio de la avenida Corrientes y sacó la que creía que iba a ser la última foto de la cobertura sobre la represión a los integrantes de la Asamblea de la Sala Alberdi –que hasta esa noche mantenían tomado ese sector del Centro Cultural General San Martín– para la Agencia de Noticias Redacción (ANRed). Esteban se dio vuelta y comenzó a caminar hacia la esquina cuando escuchó un disparó y sintió un ardor en su pierna izquierda. Dio un par de pasos más y cayó al piso. A pocos metros de él estaba Germán Darío de los Santos, fotógrafo de DTL! Comunicación Popular, quien bajó su cámara y se dio vuelta cuando a través del visor vislumbró que un policía dirigía su rifle hacia él. La bala de plomo le entró por la cara externa del muslo y le salió por el otro lado. Probablemente siguió su recorrido hasta la tibia de Esteban, adonde continúa alojada. Hoy los dos impulsan una querella por intento de homicidio contra las fuerzas de seguridad porteñas que actuaron esa noche, y denuncian una argucia judicial para tratar de exonerar a los perpetradores.
La última foto que sacó Esteban esa madrugada fue tomada a las 0:26. Así lo prueba el archivo DSC_0062 de su cámara, en el que se puede ver la herida que le provocó la bala de plomo disparada por la Metropolitana. Seis minutos habían pasado de la toma en la que se veía a un agente de la fuerza porteña separado del pelotón y dirigiéndose hacia él. Entre las fotos que sacó Germán al pelotón policial con su cámara Sony Cybershot y la siguiente, en la que se ve su pierna atravesada por la bala, pasó mucho más tiempo. "Yo no quería asumir que me habían disparado con plomo, sólo me había visto la herida de un lado y me fui en un taxi rápido para mi casa. Recién cuando me saqué el pantalón para ducharme vi los dos orificios", cuenta a Tiempo Argentino, parado en el lugar donde recibió el disparo, 16 meses después.
Para Esteban, Germán es ahora "El Polaco", como lo llaman sus amigos. Pero antes de ese 13 de marzo no se conocían. Apenas si recordaban haberse cruzado en alguna cobertura de un conflicto para sus respectivos medios alternativos. Su amistad comenzó a forjarse días después de la represión, cuando sus organizaciones, hermanadas por la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), decidieron juntarse para afrontar la instancia legal. "Pedimos ayuda a un grupo de abogados que tienen historia y conocimiento en la lucha contra el gatillo fácil", explica El Polaco. Así se acercaron a la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), que desde entonces los representa judicialmente.
Su querella refleja el compromiso de su actividad militante. Los hechos que denuncian están todos probados por las fotografías que tomaron tanto Esteban como Germán, así como también por imágenes y videos que aportaron otros periodistas y aficionados que se expusieron para registrar la represión y que respondieron a una convocatoria de la RNMA para sumar evidencia. Uno de los videos, conseguido dos días antes de entregar el material a la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°7, muestra a Esteban en primer plano en el momento exacto en que recibe el disparo, y a Germán pasando por el mismo lugar cinco segundos después, ya rengueando por el impacto.
Con la información recolectada en las cámaras, la querella logró reconstruir los hechos y probar que los disparos de balas de plomo que recibieron los periodistas de la RNMA fueron efectuados por las fuerzas de seguridad que actuaron en ese operativo. Por ese motivo, solicitaron la imputación de los oficiales de la Metropolitana que pudieran identificarse, así como también del jefe de la fuerza, Horacio Alberto Jiménez; del subjefe, Ricardo Pedace; del superintendente de Seguridad, Juan José Ríos; del ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro de la Ciudad; del ministro de Cultura, Hernán Lombardi; y del jefe de gobierno, Mauricio Macri.
Durante la instrucción, la Fiscalía imputó a tres de los efectivos de la Metropolitana que habrían disparado "postas de plomo procedentes de escopetas Mossberg calibre 12.70", al comisario de la Policía Federal Pedro Carnero, titular de la seccional 3ª, y al comisario inspector Guillermo Calviño, a cargo de la Dirección General de Operaciones de esa fuerza, por el supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público en calidad de coautores, ya que "quedó demostrado que estaban al tanto de detonaciones de armas de fuego y que en consecuencia había heridos por su utilización; sin embargo no adoptaron ninguna medida al respecto".
A pesar de los avances que hubo en la investigación, la causa corre riesgo de naufragar, ya que el 9 de mayo último la jueza a cargo, Vilma López, decidió declararse incompetente y girar los autos al Juzgado Nacional de Menores Nº6, donde se investiga la culpabilidad de cuatro personas detenidas el 12 de marzo a las 23:45, acusadas de haber "dañado" el Centro Cultural General San Martín y una "garita de seguridad en Uruguay y Tucumán". El motivo que adujo la magistrada es que se trataba de "un mismo hecho histórico" y que uno de los policías imputados por los disparos con balas de plomo es, a la vez, "damnificado" en la otra causa, por haber recibido una pedrada en la mano.
"La jueza se declara incompetente y argumenta que una persona que probablemente haya sido víctima no puede ser considerada culpable, pero con este juego de palabras abre la puerta a que se considere que el intento de homicidio fue en pos de una legítima defensa", precisa De los Santos, que aprendió Derecho de tanto militar la causa. "Son momentos distintos, lugares distintos y personas distintas", explica a Tiempo Argentino María del Carmen Verdú, abogada querellante e integrante de la CORREPI. "En las filmaciones se los ve a ambos sacando fotos y, después, tratando de guarecerse cuando se escuchan los disparos. Está clarísimo que fueron agredidos en un momento en el que no estaban generando ningún peligro para nadie."
Por todo esto, la Fiscalía decidió impugnar la resolución de la jueza, planteo que fue acompañado por la querella, que también solicitó que "se aparte del futuro trámite a la magistrada hoy interviniente" por sus antecedentes (ver aparte) y por considerar que realiza un "prejuzgamiento a favor de los imputados" al proveerles "una inexistente causal de justificación". El próximo jueves, a las 12, la querella fue citada a la sala 5 de la Cámara del Crimen para ampliar los argumentos de su apelación. La RNMA, por su parte, acompañará a Germán y Esteban con una jornada cultural desde las 10:30 en la puerta del tribunal (Viamonte, entre Carlos Pellegrini y Libertad).
Esteban estuvo cuatro días sin salir de la casa y mirando por la ventana luego de recibir el disparo. Sin embargo, hoy asegura que esta situación lo comprometió más. Germán coincide. "Hace poco nos encontramos en una toma en Alejandro Korn y nadie quería hacer grupo de cobertura con nosotros, porque decían que atraemos las balas", bromea.
"Ante lo que pasamos, yo creo que tenés dos opciones: o te gana el shock y te cerrás de por vida para seguir haciendo esa tarea; o salís potenciado a ponerle más energía, porque te das cuenta de que somos peligrosos para ellos", termina Esteban. «
-.-.-.-.

El tercer
HERIDO
Mario Fumaroni, que participaba del "acampe cultural", también recibió una bala de plomo. Por motivos políticos, decidió no constituirse en querellante.


Cuestionamiento a la jueza López
La querella solicitó que la causa por la represión de la Policía Metropolitana en la Sala Alberdi, en marzo del año pasado, no siga siendo investigada por la magistrada Vilma López, no sólo porque consideran probado que muestra un prejuzgamiento a favor de los acusados, sino por sus cuestionados antecedentes.
Según los abogados de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), que representa a las víctimas, durante la instrucción de la causa por el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, la jueza se negó a incorporar la acusación contra la Policía Federal por la zona liberada.


Un conflicto que duró siete años
Cuando comenzó la represión a los integrantes del Acampe Cultural, el conflicto por la Sala Alberdi ya llevaba siete años. Se inició en 2006, cuando Silvia Fajre, ministra de Cultura de Jorge Telerman, ordenó el traslado sin destino de las actividades del espacio. Los talleristas interpusieron un amparo. Mientras la causa seguía su curso, la Dirección General de Enseñanza Artística dispuso en 2010, ya bajo el gobierno de Macri, el cierre de la sala y el traslado de las actividades a predios distintos. Un grupo de alumnos, ex alumnos y padres se organizó para defender el espacio promoviendo marchas, espectáculos gratuitos y hasta la toma pacífica de la sala. En ese marco, y con el pretexto del cierre del edificio por el receso veraniego, cuatro jóvenes quedaron encerrados dentro de la Sala sin acceso a baños ni alimento desde enero de 2013 hasta marzo. En su apoyo se instituyó el Acampe Cultural en la Plaza de las Américas del Centro Cultural, que fue desalojado por la fuerza el 12 de marzo y que terminó con la salvaje represión que aquí se cuenta. En septiembre de 2013, el gobierno porteño reabrió la Sala Alberdi con una nueva programación.
 
4 policías de la Metropolitana que actuaron en el desalojo de la Sala Alberdi también estuvieron en el Indoamericano, en 2010.

La fiebre mundialista también genera jugosos prodes laborales

Acertar el ganador de un partido del mundial vale un punto, pero adivinar el resultado exacto vale tres. Pegarle al campeón suma 20, al subcampeón 15 y al tercero diez. Hasta aquí, las reglas más convencionales del Prode interno que se juega en el segundo piso de la empresa de Ignacio. Pero como el grupo que juega es fanático y se cree especialista, decidieron ponerle más condimento al asunto. Así, los participantes pueden sumar hasta 12 puntos si aciertan los goles que hará Messi en toda la Copa, seis si anticipan los partidos que dirigirá el árbitro argentino Néstor Pitana y cuatro si además le embocan a cuál será el equipo más goleado de la primera fase. El pozo en juego alcanzó los 2000 pesos, pero lo importante no es eso, sino mostrarle al compañero de escritorio quién sabe más.
La pasión del argentino por el Mundial trasciende lo que sucede en torno a los partidos del Seleccionado Nacional. Se siente en las calles, en los trabajos y en cualquier ámbito social en el que uno se mueva entre los meses de junio y julio de cada cuatro años. Y en ese clima de ansiedad permanente contribuyen, en gran medida, los juegos que involucran pronósticos deportivos: ya sean "prodes"  o, cada vez más, las apuestas por Internet. Todos ellos, sin embargo,  al margen de la ley.
Vía paralela. "El juego de azar es potestad del Estado Nacional y de los Estados provinciales. Pero el único habilitado para organizarlos con jurisdicción federal es Lotería Nacional y no estamos tomando apuestas por el mundial", señala Claudio Álvarez, subgerente Comercial de Juegos de Lotería Nacional. A pesar de ello, y de que PRODE es una marca registrada por Lotería Nacional, casi todos los argentinos imbuidos en la fiebre mundialista han jugado alguna vez un "prode" paralelo o han completado alguno de los cientos de fixtures que se regalan como estrategia de marketing. "Mientras no transgredan el régimen de promociones estipulado por la ley, no hay problema", aclara Álvarez, quien señala que es el área de Promociones y Colectas de la Lotería quien se encarga de vigilar que todos se ajusten a la norma. Claro que en época de mundiales, su trabajo se multiplica.
 “Yo estoy jugando dos Prodes de 100 pesos por cabeza, pero no debe haber más de mil en el pozo de uno y seiscientos en el otro”, cuenta Leandro Peralta desde Estados Unidos, donde se radicó hace más de tres años. Allí el fútbol ocupa un lugar secundario en las preferencias deportivas y por eso, probablemente, es que ambas apuestas las juega con amigos argentinos.
Otros torneos, no obstante, se acercan más a la profesionalización. En el que juega Rubén, por ejemplo, el que acierte la mayor cantidad de resultados de la primera ronda se llevará 66 mil pesos, lo que equivale al 60% del pozo acumulado entre 557 personas “amigas o conocidas” que se sumaron a esa polla mundialista que hasta tiene una cuenta en twitter para que todos los participantes puedan fiscalizar el avance del campeonato partido a partido. Los organizadores cuentan que todo empezó como un juego entre amigos que habitualmente competían teniendo en cuenta la primera división del fútbol argentino. Pero el “boca a boca” superó las expectativas y todo “se les fue de las manos”.
Algunos torneos “no oficiales” piden que los participantes completen planillas de Excel y designan al más sacrificado de los organizadores para chequear los aciertos. Otros, más cómodos, prefieren alguno de los numerosos sitios web que ofrecen gratuitamente su plataforma para llenar los fixtures y calcular los puntos de cada uno de los competidores.
“Hace un mes atrás, el sitio tenía unos mil jugadores activos y unos 80 `grupos de amigos` compitiendo al prode entre ellos, pero con el mundial hubo un boom y el número de grupos subió a dos mil y los participantes hasta 11 mil”, cuenta Fernando Di Bartolo, uno de los fundadores de ComunidadProde.com.ar. El sitio se creó por la inquietud de dos amigos que se dedicaban al desarrollo de software y que se propusieron como hobby desarrollar una web que permitiera a cualquiera jugar a acertar los resultados de los partidos de todas las categorías del futbol argentino. Lo armaron en sus ratos de ocio después del trabajo y lo pusieron online de manera gratuita en agosto de 2012. Solo deben pagar el equivalente a un dólar estadounidense quienes quieran descargar una aplicación para jugar desde su celular.
“Ahora con el mundial tuve que agrandar la capacidad del hosting y del servicio, por lo que estoy tratando de incentivar que los usuarios donen plata para poder financiarlo. Pero no le voy a cerrar las puertas a nadie si no puede pagar”, cuenta Di Bartolo, de 36 años, quien sostiene el espíritu amateur de su emprendimiento.
El mundial también es visto como una oportunidad para las áreas de Comunicación o Recursos Humanos de las empresas para “fidelizar” y “motivar”. Asi, al menos, lo asegura la agencia de Comunicación y Marketing Naiades Consulting. “Siendo que, durante un mes, el Mundial será el fenómeno del que hablará el país, esta constituye una excelente oportunidad para que la empresa esté presente en cada charla mundialista. Jugar sobre su plataforma implicará una presencia constante de la compañía en cada jugador”, aseguraron ingeniosamente en su web durante meses. Así lograron que muchas empresas se acercaran a su agencia.
Jimena Reboa, una de las socias de la agencia Naiades, contó a Tiempo Argentino que  desarrollaron la plataforma de juego inicialmente para las empresas locales y teniendo en cuenta los fixtures del torneo de primera división del país. Pero en vísperas del mundial decidieron adaptar el juego, lo que significó además traducir la plataforma al portugués para que puedan utilizarlo compañías con presencia regional. “Uno de los casos más exitosos es el de MercadoLibre Publicidad”, señala Reboa. En ese caso, el juego está disponible para ser empleado en Brasil, Colombia, México y Venezuela. Como queda en evidencia, el mundial es mucho más que fútbol y, aunque la pelota ruede en un solo país, se juega en todo el continente. «
-.-.-.

Entre brasil y argentina
Una de las empresas que aprovecharon el Mundial como estrategia motivacional fue Staples.
La división latinoamericana de la compañía de origen estadounidense aprovechó la pasión que el deporte genera en Argentina y Brasil para fomentar un torneo binacional entre sus empleados.
Según los pronósticos de la mayoría, incluidos los argentinos, el país anfitrión se quedará con la Copa del Mundo. Esa no fue, sin embargo, la opinión del CEO para América Latina, Leo Piccioli, quien hizo público su fixture al resto. Para él, el equipo de Leonel Messi derrotará a Neymar en la final.
 
El viejo PRODE
PRODE es una marca registrada de Lotería Nacional. Se creó en el año 1972 y se mantuvo ininterrumpidamente en juego hasta hoy.
En la última fecha de 2014, compuesta sólo por partidos del Nacional B, se jugaron 115 mil boletas.